jueves, 10 de noviembre de 2016

LA FRAGMENTACIÓN DEL 73P/SCHWASSMAN-WACHMANN 3 POR EL TELESCOPIO ESPACIAL SPITZER


Traducción de:

Esta imagen en infrarrojo del Telescopio Espacial Spitzer de la  NASA muestra la fragmentación del cometa 73P/Schwassman-Wachmann 3 en un sendero de restos originados en sus múltiples viajes alrededor del Sol.  Los objetos que parecen llamas son los fragmentos del cometa y sus respectivas colas, mientras que la línea que une los fragmentos es el sendero de polvo dejado por el paso del cometa.
El cometa 73P /Schwassman-Wachmann 3 comenzó a fragmentarse en 1995 en uno de sus viajes alrededor del Sol. Desde entonces, el cometa sigue desintegrándose en docenas de fragmentos, al menos  36  pueden verse en la imagen. Los astrónomos creen que el núcleo helado se quebró por el stress termal del Sol.
La imagen de Spitzer documenta el sendero de residuos dejado por el cometa luego de su fragmentación en 1995. Los ojos infrarrojos del telescopio pudieron ver los pedazos polvorientos del cometa, calentados por la luz solar y brillando en el infrarrojo, pedazos que varían en tamaño desde guijarros a peñascos. Cuando la Tierra pasa por el camino de escombros cometarios cada año,  estos se queman en nuestra atmósfera, iluminando el cielo con una lluvia de meteoros. En 2022 la Tierra cruzará especialmente cerca de ese camino de escombros, por lo que los meteoros serán mucho más numerosos.
El estudio de la imagen de Spitzer podría suministrar claves sobre la composición del núcleo cometario y cómo se fragmentó. Como el experimento de la sonda Deep Impact de la NASA, cuando un impactador golpeó el cometa Tempel 1, la ruptura del 73P/Schwassman-Wachmann 3 suministra un perfecto laboratorio para estudiar el prístino interior de un cometa.

La imagen fue tomada entre los días 4 y 6 de mayo DE por el Multiband Imaging Photometer de Spitzer, usando su canal de 24 micrones de ancho de banda.

martes, 8 de noviembre de 2016

LA CAÍDA DE LAS ESTRELLAS


“¡Caed, oh perlas desatadas,
Pálidos astros en el mar!
Niebla de rosas deshojadas,
del horizonte surge ya.
El viento empuja con el ala
una onda inmensa, que resbala
envuelta en viva claridad.
¡Caed, oh luces de Bengala,
Oh, estrellas pálidas, al mar”

“La caída de las estrellas”. Charles-Marie Leconte de Lisle

lunes, 7 de noviembre de 2016

COMETA HALE BOPP SOBRE NUESTRO MUNDO

La aparición del cometa Hale Bopp en 1996/1997 fue una gran ocasión para comprender los motivos que han hecho de los cometas un símbolo inquietante. Y no por ser el cometa que supuestamente se llevaría las almas de los suicidas de la secta Heavens Gate (http://cometasentrerios.blogspot.com.ar/2015/01/cometas-alienigenas.html ). Disfrutemos una selección de imágenes de Internet que lo muestran como un signo sobre las ciudades, un recordatorio de cuando los cielos eran una de las dos partes del universo, y se pensaba que los cometas estaban tan cerca de nosotros que las especulaciones sobre los efectos que producían en nuestro planeta era un tema candente.





domingo, 30 de octubre de 2016

LO QUE ROSETTA ENCONTRÓ EN NUESTRO COMETA MÁS CERCANO


Cuesta imaginar el giro copernicano que nuestro conocimiento de los cometas ha experimentado con el éxito de la misión Rosetta.
Aquí van algunos récords:
1.- Primera sonda en orbitar un cometa.
2.- Primera sonda en aterrizar sobre un cometa.
3.- Primera sonda en estudiar el ciclo de actividad de un cometa.
El 67/P es el cometa más cercano a nosotros, no porque haya pasado cerca nuestro sino porque nos hemos asomado a él, gracias a Rosetta-Philae.
¿Cómo es la superficie, según los datos de Philae? Una primera capa de polvo fino de unos 30 centímetros de profundidad y luego una capa de roca muy sólida, que acabo con la posibilidad de que Philae pudiera aferrarse a ella. Si bien no es completamente sólido, por las grandes cantidades de polvo en el interior que se detectaron, los estudios gravitacionales nos dicen que no tiene cavernas ni túneles (no podremos vivir adentro). Pero … hay dunas, pese a que no hay viento por la falta de atmósfera y la gravedad es mínima. Las dunas se formarían por la acción del gas y el polvo eyectados y las partículas se unirían entre sí por fuerzas electrostáticas débiles y de corto alcance. Un dato interesante para estudiar la superficie lunar y las modificaciones de la capa de regolito.
Que no tenga atmósfera no priva a nuestro cometa de tener un clima propio (que nadie esperaba), generado por el intenso ciclo de día y noche. Los parches de hielo en la superficie se transforman en una nube de vapor de agua cuando sale el Sol y se vuelven a formar cuando el cometa rota hacia la oscuridad. A medida que las grietas en la superficie se expanden de día, hiela subterráneo emerge y reemplaza al hielo que se evapora en la superficie y se pierde en la coma.
La composición química del cometa se determinó con los datos del instrumento llamado ROSINA: agua, monóxido de carbono, dióxido de carbono, amoníaco, metano, metanol, formaldehído, sulfuro de hidrógeno, cianuro de hidrógeno, dióxido de azufre y disulfuro de carbono. Lo que parece que le da un elegante y fuerte olor a huevos podridos (sulfuro de hidrógeno) y excremento de caballo (amoníaco), además de otras lindezas.
Misterios… las rocas que se balancean y que no pudieron formarse por erosión si no hay viento (como lo hizo nuestra mítica Piedra de Tandil):

En el 67P hay moléculas orgánicas: ¿los elementos básicos para la vida llegaron a la Tierra en cometas? ¿Y el agua? El agua que se encontró en el cometa de Rosetta no tiene la misma composición química que la de la Tierra.
Otro misterio: la presencia de oxígeno molecular, un elemento nunca pensado en la coma de un cometa. Se piensa que hay oxígeno puro que proviene del interior del cometa, un oxígeno más antiguo que el que respiramos.


martes, 25 de octubre de 2016

EL COMETA DE 1881 POR ETIENNE TROUVELOT

Etienne Trouvelot fue un astrónomo y entomólogo francés que nos ha dejado una de las colecciones más impresionantes de ilustraciones de observaciones astronómicas. Los que pasamos los 40 tenemos libros astronómicos antiguos, en los que los grabados eran más detallados que las fotografías que se podían obtener, digamos, hasta la década de 1970.

Nacido en 1827, sus ideas republicanas lo forzaron al exilio en EEUU con la llegada al poder en 1852 de Napoleón III. En el exilio americano intentó establecer un emprendimiento de producción de seda e introdujo desde Europa un tipo de polilla (no se sabe el motivo preciso) que terminó generando una peste forestal que todavía genera pérdidas de centenares de millones de dólares al año. Después de la metida de pata, comenzó a ganarse la vida como ilustrador del Harvard College Observatory (el residía en las cercanías de Boston) desde 1872. Incluso el U. S. Naval Observatory le asignó su telescopio de 26 pulgadas durante todo 1875 para que ilustrara las observaciones que él mismo realizaba. Sobran los ejemplos, encontrables en Internet, quizás el más espectacular es el la luz zodiacal, porque es algo que nosotros ya no podemos ver en nuestro mundo de contaminación lumínica:

En 1882 volvió a Francia precedido por su fama para unirse al Observatorio de Meudon. El hecho de que en esos años se descubriera la magnitud del daño que había ocasionado con la importación de polillas lo habrá persuadido de permanecer en Francia, pese a que sus peleas con el Director de Meudon eran constantes. No parece haber sido un amante de los cometas, pero documentó uno de los cometas más importantes de la historia, el Gran Cometa de 1881:


viernes, 21 de octubre de 2016

LA NOCHE EN QUE LAS ESTRELLAS CAYERON COMO LLUVIA. LA TORMENTA DE LAS ANDROMEDIDAS EN 1872.

Hace ya un par de años, publicamos una entrada sobre el cometa Biela, el primer cometa cuya desintegración fue confirmada:

http://cometasentrerios.blogspot.com.ar/2014/09/el-cometa-biela.html

Fue un cometa muy particular, porque además fue descubierto 3 veces, en 1772, en 1805 y en 1826, sin saber que era el mismo objeto. La fragmentación en 2 mitades, una grande y una pequeña, fue observada en 1846 y luego en 1852, pero en 1859 y 1865 no se lo pudo observar. El consenso es que se habría desintegrado y hoy el cometa lleva la denominación 3D/Biela, la D por “dead”. Pero el Biela se niega a abandonarnos. Tampoco apareció en 1872, al menos en forma de cometa. Pero sus partículas se precipitaron sobre la Tierra con particular intensidad la noche del 27 de noviembre de 1872. Los astrónomos chinos dijeron que “las estrellas cayeron como lluvia”. No fue para menos.

Otra peculiariedad del Biela fue el ser uno de los primeros cometas reconocido como causante de una lluvia de meteoros, lo hicieron los astrónomos Weiss y Galle en 1867, pocos años después de que Schiaparelli (el que da nombre a la sonda que acaba de descender sobre Marte) realizara la primera conexión cometa-lluvia de meteoros (con las Perseidas).


El perihelio fantasma de lo que quedaba del Biela produjo la que quizás es la lluvia de meteoros más importante de la historia. Esa noche, desde el observatorio italiano de Moncalieri (¡cuantas glorias dio Italia a la astronomía!) se observó el cumplimiento de la profecía de los astrónomos alemanes: hubo una lluvia de escombros del Biela: 33.400 meteoros en 6 horas y medias con picos de 400 meteoros cada 90 segundos. Así se veían la lluvia que ahora conocemos como “Andrómedidas” (y en ese entonces como “Bielidas”):



Exactamente 12 años después (o luego de dos pasadas de la Tierra por la órbita de restos cometarios del Biela), el 27 de noviembre de 1885, se produjo una segunda tormenta de meteoros, aunque mucho menos intensa, 100 meteoros por hora. Luego, por años, las Bielidas/Andromedidas desaparecieron, hasta que a mediados del siglo XX comenzaron a ser registradas esporádicamente, en estudios fotográficos de otras lluvias. Pero el Biela, como los monstruos de las películas, se niega a morir. En 2011se produjo un inesperado pico de 50 meteoros por hora, que los amantes de los meteoros esperamos pueda volver a repetirse.

lunes, 17 de octubre de 2016

Posible impacto de pequeño cometa hace 10 millones de años

Cometa pudo haber golpeado la Tierra tan sólo 10 millones de años, tras la extinción de los dinosaurios.
Por Paul Voosen

Hace unos 56 millones de años un aumento la presencia de carbono en la atmósfera de la Tierra pudo haber elevando las temperaturas de 5°C a 8°C y causando enormes migraciones de vida silvestre, en un escenario que podría reflejar el futuro del mundo, gracias al calentamiento global.
Pero lo que ha desencadenado este denominado Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno (PETM) sigue siendo todo un misterio.
Ahora, en nuevo trabajo presentado el 27 de septiembre en la Reunión Anual de la Sociedad Geológica de América y publicado esta semana en Science, un grupo de científicos refuerza la afirmación de que el impacto de un pequeño cometa pequeño dio inicio al denominado PETM (Paleocene-Eocene Thermal Maximum), removiendo el carbono a solo 10 millones años; después de que un evento similar que diezmara a los dinosaurios.
El grupo anunció el descubrimiento de la presencia de esferas vidriosos y oscuros, ubicadas en ocho núcleos de sedimentos ligados al inicio del PETM, esferas que a menudo son asociadas a impactos de cuerpos interplanetarios menores. Morgan Schaller, un geoquímico en el Rensselaer Polytechnic Institute en Troy, Nueva York, fue quién presentó el trabajo del equipo. Las esferas estaban escondidos a primera vista entre los sedimentos o arcillas asociadas de la costa de Nueva Jersey.
Para un proyecto de verano, Schaller y Megan Fung (su estudiante graduado y coautor) investigaron los sedimentos en busca de los fósiles de organismos microscópicos llamados foraminíferos, que se utilizan a menudo como herramienta de datación. Pero en lugar de encontrar estos clásicos fósiles, descubrieron una serie de esferas vidriosas y oscuras. Las esferas parecían microtectitas, esos escombros que son creados y lanzados en todas direcciones cuando un cometa o asteroide chocan con la tierra a muy alta velocidad. Esto fue toda una sorpresa para el equipo: estos sedimentos ya habían sido estudiados muchas veces con anterioridad. Las esferas pudieron haberse mezclado y ocultado en ese contexto de materiales en el fondo de las bandejas negras que son utilizadas comúnmente para la caza de foraminíferos de son de color claro y tan visibles, como asemejando a una luna llena en plena noche.
El equipo está convencido de que las esférulas vidriosos no provienen de la erupción de un volcán, que es otra manera posible de su formación. Su contenido en agua es de menos de 0.03%, mucho menor que las esferas volcánicas y contienen incluso cristal de cuarzo que es característico de un impacto muy caliente. Su química es diferente de microtectitas de otros impactos conocidos. Pero las esferas todavía enfrentan un desafío muy alto antes de ser aceptadas como auténticas por la comunidad de geólogos.
El trabajo independiente realizado por Fung lo ubica también como un caso de impacto. Tres de los núcleos examinados contenía grandes espinas de carbón en las capas con las esferas. Es carbón de leña, que contiene muestras de plantas carbonizadas, señal de los incendios generalizados que fueron provocadas por el gran impacto. Sedimentos asociados al PETM en otros lugares en el mundo muestran signos de eventos similares con la presencia de carbón de leña.
Durante la presentación hubo mucho debate: aprobaciones, explicaciones encontradas o proponen un origen diferente. Una opinión apunto a que los sedimentos de Nueva Jersey se excavaron con perforadoras rotativas y hay abundante contaminación en las muestras, junto con muchas esférulas que datan de los impactos de diferentes períodos.
Una explicación de otro geólogo: A medida que el MTPE se puso en marcha, y las tasas de erosión se aceleraron en el mundo que se iba calentando, los sedimentos ricos en carbono y oxígeno se fueron acumulando a velocidades más rápidas en lugares como Nueva Jersey. Esta abundancia de oxígeno y carbono habría alimentado a los microbios para degradar el carbón y las esferas. Esta evidencia se fue desvaneciendo.
También se expresó que la evidencia apunta a un pequeño evento de impacto de un asteroide o cometa, tal vez un cuerpo de un par kilómetros de diámetro. Poniendo en duda de cómo un pequeño asteroide podría haber desencadenado todas las cosas que ocurrieron durante el PETM.
Si esta investigación se acepta, podría unirse a una lista de eventos asociados que proporcionan la inyección de carbono al MTPE. Muchos científicos creen que el pico podría haber venido de una reacción en cadena de eventos, comenzando con el vulcanismo oceánico quemando el carbono orgánico de las rocas y en la atmósfera. Con el aumento de la temperatura pueden haber liberado luego metano del fondo marino o permafrost descongelado, lo que eleva aún más la temperatura.
Los científicos son cautelosos acerca de cómo un pequeño impacto podría encajar en esa cadena de eventos climáticos, no todos los ataques de objetos del sistema planetario son lo mismo. El MTPE puede haber sido un evento que cambiará el mundo -como el asesino de los dinosaurios- a tan sólo 10 millones de años atrás. O bien, podría haber sido como el objeto que golpeó y excavó la bahía de Chesapeake hace 35 millones de años: localmente devastadora, pero a nivel global de supervivencia.
Fuentes y  textos completos:

FUENTE:

miércoles, 12 de octubre de 2016

Un instrumento de Rosetta realizó la primera observación en ultravioleta de un cometa

El espectrógrafo ultravioleta Alice desarrollado por SwRI, que se muestra aquí durante la integración final, recogió más de 70.000 espectros durante una misión de 2 años en órbita del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko. El instrumento funcionó sin ningún problema durante la misión Rosetta de la ESA/NASA, que terminó el 30 de septiembre, de 2016.

Imagen cortesía del Southwest Research Institute

Después de un recorrido orbital de dos años alrededor del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko, la sonda Rosetta – que transportaba el espectrógrafo ultravioleta Alice del Southwest Research Institute – puso fin a su misión el 30 de septiembre. Rosetta fue la primera nave espacial en orbitar y escoltar un cometa y Alice, desarrollado y operado por la NASA, es el primer instrumento para obtener observaciones en el ultravioleta de un cometa.
"Alice hizo su trabajo perfectamente, tomando más de 70.000 espectros en dos años y proporcionando una mina de oro de información para que los científicos cometarios puedan estudiar en los próximos años", dijo el Dr. Alan Stern, investigador principal de Alice y vicepresidente asociado de la Space Science and Engineering Division del SwRI.
Alice sondeó el origen, composición y funcionamiento de la atmósfera y la superficie del cometa 67P, recogiendo datos de alta resolución que permite una visión científica que no es posible con observaciones desde la Tierra o desde su órbita. Sus descubrimientos incluyen haber encontrado una superficie inesperadamente porosa, esponjosa y oscura. Alice también documentó una sorprendente falta de hielo de agua expuesto sobre la superficie del cometa e identificó un gas extremadamente volátil, inesperado en la atmósfera del cometa: oxígeno molecular.
"La misión Rosetta ha proporcionado una ventana sin precedentes al origen de los cometas y como funcionan", dijo el Dr. Joel Parker, investigador principal adjunto de Alice.
Alice es un espectrógrafo altamente miniaturizado, del tamaño de una caja de zapatos, de imágenes en ultravioleta, y ha proporcionado 1.000 veces más datos que los instrumentos de la generación anterior, aunque pesa menos de 4 kilogramos y necesita sólo 4 vatios de potencia. Alice pertenece a la familia de espectrógrafos UV desarrollados por el SwRI. Instrumentos similares están operando a bordo de la nave espacial New Horizons  que exploró Pluto el año pasado, del Lunar Reconnaissance Orbiter, que opera en la Luna desde el año 2009, y de la sonda Juno en órbita alrededor de Júpiter.
Alice es uno de los dos instrumentos de Rosetta construidos y operados por el SwRI. El otro es el espectrómetro de iones y electrones (IES), dirigido por el investigador principal Dr. Jim Burch, vicepresidente de la Space Science and Engineering Division del SwRI. Con una masa de poco más de 1 kilogramo, el IES tiene una sensibilidad comparable a  instrumentos que pesan 5 veces más. El IES reunió datos sobre la interacción del viento solar con la atmósfera en expansión del cometa o coma. IES proporcionó las primeras mediciones de granos de polvo o de hielo de tamaño submicrónico de carga negativa en un entorno cometario y descubrió iones de hidrógeno negativos nunca antes observados, producidos por la interacción del viento solar con la coma.
Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/09/160929155857.htm

miércoles, 5 de octubre de 2016

EL GRAN COMETA DE 1680 SOBRE EL CIELO DE ROTTERDAM




Una de las más hermosas pinturas cometarias se la debemos a un pintor muy poco conocido, el holandés Lieve Versheier, quien retrató el Gran Cometa de 1680 (o Cometa Kirch), un sungrazer espectacular que se vio a pleno día y fue uno de los primeros en ser observado con un telescopio. En la pintura, sin embargo, lo vemos al amanecer (o al anochecer) pendiendo sobre la ciudad de Rotterdam como un signo. Lo que hace única a la pintura es la multitud que lo observa, sin temor sino con curiosidad. Hay dos personas que tratan de medir el ángulo de la cola con un primitivo goniómetro, el antecesor del sextante, llamado en castellano “Vara de Jacob”.

Es lo que hacemos los astrónomos aficionados todavía en nuestros días con los cometas con cola, dibujamos la cola en un atlas estelar y determinamos su ángulo de posición con un transportador.

lunes, 3 de octubre de 2016

ONCE UPON A TIME TAMBIÉN TERMINA




Ha terminado la misión Rosetta y también ha terminado la extraordinaria serie de animación "Once upon a time" ("Érase una vez") que ha ido narrando las peripecias de los dos personajes Rosetta y Philae con un toque ingenuo e infantil. Reconozco que algo me emocioné al mirar este último capítulo... y al final hay una sorpresa que todos deseamos.



viernes, 30 de septiembre de 2016

EL FIN DE LA MISIÓN ROSETTA

Hace pocas horas acabó la misión Rosetta, cuando la sonda se estrelló contra la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Rosetta nos ha acompañado desde el inicio mismo de nuestro blog en enero de 2014 y sentiremos nostalgia por no tener más noticias suyas, aunque es cierto que habrá toneladas de datos para seguir procesando en los años venideros. A las 13.19 UT (nuestras 10.19) el centro de operaciones de la Agencia Espacial Europea determinó oficial el fin de la misión por la pérdida definitiva de la señal proveniente de la sonda.
La última imagen se obtuvo a apenas 20 metros del suelo con la cámara de campo amplio OSIRIS:


A 15.5 kms. el sitio de impacto en la región de Ma’at se veía así:

A 11.7 kms. de la superficie, las sombras lucen expresionistas:

A 8.9 kms. la foto de la cámara Osiris mostraba claramente el contrasto entre la rugosa superficie de la región de Hathor (en la parte superior) y la superficie lisa de la región de Ma’at, sitio del impacto:

A 5.7 kms. el cometa parece un desierto:

Más imágenes históricas del descenso hacia el fin de la misión cometaria más importante de la historia:

A 1.2 kms. de la superficie y en descenso, así se veía la superficie:


HASTA SIEMPRE ROSETTA Y PHILAE

lunes, 26 de septiembre de 2016

UN METEORO MARCIANO

¿Pedirán los marcianos un deseo cuando ven pasar un meteoro? A pesar de que uno podría pensar que en Marte la atmósfera es muy tenue como para permitir la abrasión de pequeños guijarros cometarios, lo cierto es que si bien en la superficie la atmósfera del planeta rojo tiene una densidad de 1/100 de la terrestre, las capas superiores tienen una densidad similar, lo que permite que haya meteoros en Marte, aunque las diferencias entre las órbitas y la mayor lejanía marciana del Sol marcan diferencias y hacen más lentos y menos brillantes a los meteoros marcianos, aunque también duran más, y por eso es que la cámara panorámica del rover Spirit captó esta imagen el 7 de marzo de 2004.
Las probabilidades de chatarra espacial se limitan, por velocidad y órbita, a la Viking 2, pero lo más probable es que sea un meteoro perteneciente a una lluvia de meteoros marciana cuyo origen es el cometa 114P/Wiseman-Skiff.